Y que será de esos equipos que fueron intervenidos correctamente, que cambio de rodamientos fue realizado de buena manera y con las herramientas adecuadas si después de ello no se realiza una buena lubricación.

La gestión de lubricación de por si es un tema muy complejo, es por ello que consideramos que la manera de poder tratarlo es previa a una evaluación de todo el sistema de lubricación, abarcando los siguientes puntos:

  • Gestión del programa de lubricación.
  • Control de rutas de lubricación.
  • Almacenamiento de lubricantes en el taller de mantenimiento.
  • Administración de los lubricantes en el almacén.
  • Entrenamiento y nivel de competencia del personal.
  • Trabajo seguro y consideraciones medioambientales en lubricación.

Nosotros medimos estos seis puntos y proponemos mejoras para le gestión de lubricación que es el complemento para el mantenimiento y monitoreo de condición.